Site Overlay

Una Vez que un Parásito Toxoplasma Infecta a Ratones, Nunca Más Temen a los Gatos

Toxoplasma gondii, un parásito protozoario que solo puede reproducirse sexualmente dentro de las tripas de los gatos, infecta regularmente a los mamíferos de sangre caliente. En humanos sanos, por lo general no causa efectos adversos, aunque puede alterar seriamente el comportamiento de otras especies. Por ejemplo, se sabe que los ratones infectados se acercan a su archienemigo, el gato, sin un ápice de miedo.

El toxoplasma cambia el miedo innato y natural de los ratones a los gatos, aunque los investigadores no entienden realmente cómo el parásito logra esto. Algunos especularon que la inflamación o los huevos de parásitos en el cerebro podrían explicar el inexplicable amor felino de los ratones. Ahora, al parecer, ese no es el caso. Según una nueva investigación, ese cableado persiste incluso después de que los ratones hayan sido purgados de su carga de parásitos.

Los científicos colocaron diez ratones previamente infectados y diez nunca infectados en recintos que contenían restos de orina de conejo o gato montés. Monitorearon los movimientos de los ratones y repitieron el experimento dos semanas, dos meses y cuatro meses después de que el grupo infectado se hubiera curado por primera vez. Mientras que el grupo nunca infectado se acobardó y evitó la orina del gato montés como se espera que lo hagan los ratones, los roedores previamente infectados no se inmutaron ante los rastros del gato montés. «Es notable que incluso después de que la infección se haya eliminado en gran parte o por completo, persiste un profundo cambio de comportamiento», dijeron los autores en un comunicado. «El simple hecho de tener una infección transitoria que resulta en lo que es potencialmente un cambio permanente en la biología del huésped puede tener enormes implicaciones para la medicina de enfermedades infecciosas.»

Se estima que el toxoplasma infecta a casi un tercio de los seres humanos en todo el mundo, pero lo que significan, si acaso, estos resultados para los seres humanos está por verse. Por lo menos, podemos especular que incluso si las personas infectadas se libraran de sus parásitos benignos derivados de gatos, probablemente seguirían amando a su gatito con la misma intensidad.

Más de Smithsonian.com:

El Parásito que Hace Que una Rata Ame a un Gato
Los 10 Mejores Ladrones de Cuerpos de la Vida Real

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.